La Historia

 

 Il museo Andersen raccontato dalla direttrice Matilde Amaturo in un'intervista per Fatti italiani

 

Las obras de reestructuración del edificio, financiado con fondos del Ministerio para los Bienes y la Actividad Cultural junto con fondos derivados del juego de la lotería, han hecho posible la apertura al público del Museo el 19 de Diciembre de 1999.

En el museo se conservan las obras del escultor y pintor Hendrik Christian Andersen.

Nacido en Bergen, Noruega, en 1872. Pertenecía a una familia pobre. Emigra a los Estados Unidos cuando aún era un niño. El joven Andersen comienza su viaje de formación en Europa en 1894 y, después de su estancia en París, se establece definitivamente en Roma donde vivirá más de cuarenta años. A su muerte, el 19 de Diciembre de 1940, deja en herencia al Estado Italiano su estudio-habitación de Via Mancini y todo lo que hay en ella: obras, decoración, mapas de archivo, material fotográfico, libros. Pero sólo después de la muerte en 1978 de Lucia Adersen (adoptada en 1919 por la madre del artista y por tanto usufructuaria del legado), se confía a la Galleria nazionale d'arte moderna la tutela de la colección y del edificio.

La colección se caracteriza por su excepcionalidad, estando casí completamente centrada entorno a la idea utópica de una gran "Ciudad mundial", destinada a ser la sede internacional de un continuo laboratorio de ideas en el campo de las artes, de la ciencia, de la filosofía, de la religión y de la cultura física. A dicho proyecto y a su difusión, Andersen había dedicado en 1913 junto al arquitecto francés Ernest Hébrard un vasto volumen (Creation of a World Centre of Communication) que, partiendo de la concepción urbanística de las antiguas civilizaciones, debía indicar el camino a la nueva y moderna "Città".